¿Qué paciente empoderado ni que ocho cuartos? ¡El que decide es el paciente! #carnavalsalud


Llevamos tiempo hablando del paciente informado, responsable, corresponsable, implicado,… “empoderado” (argggg).

Sé que se hace con la mejor intención, buscando dar más poder al paciente, basándonos en los conocimientos, interés, objetivos y capacidad del paciente. Pero después de darle muchas vueltas he decidido dar marcha atrás, volver a los orígenes.

Veo a diario cómo se habla del paciente, como se habla con él paciente, qué dicen los pacientes.  En directo y en las redes sociales. Y creo que hay que volver a lo básico.

En el ejercicio de la Medicina yo intento tener un punto de humildad. Me considero un técnico, con conocimientos, habilidades y ciertas capacidades que me facilitan su ejercicio. Ni mejor ni peor que un fontanero o un mecánico de coches, con el que me gusta compararme. Del que, igual que mis pacientes, tengo que fiarme.

La parte mas importante, la más dificil después de saber con qué te estás enfrentando (diagnosticar), es la toma de decisiones.

Desde que empecé a estudiar medicina me hablan de la independencia del paciente, de su autonomía. De que se acabó el paternalismo. De que los pacientes toman sus propias decisiones. Que ya son mayores. Que nosotros ofrecemos alternativas.

Pero luego, cada día, veo que no es así ni por asomo…

quino-y-la-medicina-3

Es cierto que los pacientes miran extrañados cuando yo les digo: “en mi opinión, lo que tiene es xxxxxx y le propongo que tome yyyyyy tres veces al día”.  “La respuesta habitual es “usted sabrá”.

Yo pongo mi conocimiento y capacidad al servicio del paciente. Mis mejores herramientas. Y el decide si se fia de mi y si le parece bien lo que le propongo.

A ver: EL DECIDE. ¿Lo repito?

quino-quirofano

Pues si eso lo hago, lo intento hacer, con una bronquitis, que decir de una intervención quirúrgica, o la extirpación de un Nevus, …

Cuantas veces oís:

“Esto tiene que quitárselo”, “lo que tiene que hacer es”, “venga el martes que le haremos“, “deje de fumar”, “tiene que tomarse estas pastillas tres veces al día”…

Hay palabras que en medicina deberían estar excluídas: “tiene“y “debe” las principales, en mi opinión.

Para no dejarme nada, pero lo dejo para gente con más conocimiento que yo, creo que el ejercicio de la enfermería también debería avanzar en ese sentido, no tratándose solo de aplicar tratamientos, ¿verdad? La enfermería, entendida de forma moderna y completa, debería aplicarse también a ofrecer a los pacientes su mejor conocimiento y cuidado.

quinoterapia-33

Lo dicho, cuando dejemos que el paciente decida, de verdad, podremos hablar de su capacitación.

En mi opinión.

Publicado en Uncategorized | 14 comentarios

UN DIA MAS…


Si, llego a esa fecha tan significada pero que por lo visto no se acompaña de crisis.

Creo que no tuve de los 40, probablemente porque las ganas que tengo de moto, descapotable y rubia, no necesariamente en ese orden, las tengo desde los 18 y no me abandonan.

Y ya a los 50, no me veo de crisis.

Cumplir años, como tener los ojos azules, o incluso tener educación, no tiene mérito. Eres así por distintos motivos. Y mas vale que te conozcas, que lo aceptes, y en lo posible mejores o al menos no empeores.

Como todos, en mayor o menor medida, tengo problemas, como todos he sufrido y gozado. Como todos he dejado por el camino ilusiones y personas. Y como todos, he intentado hacer lo mejor posible mi trabajo, que era, en primer lugar, vivir.

He cometido errores, he hecho daño, me he equivocado. No soy nada distinto de nadie. Pero sigo en pie. Aunque a ratos me agache. Y aunque no debo nada a nadie, en el sentido de favores en el que hablamos muchas veces, debo tanto a tantos, que a veces me abruma.

Creo que en general he recibido mucho más de lo que he dado. Y por ello doy gracias siempre que puedo a quien me da, y, dentro de mis enormes duda, a Dios.

Tengo la inmensa suerte de tener tres hijos que ocupan mi tiempo y mi corazón y que no son mi bien mas preciado porque no me pertenecen. Yo les pertenezco a ellos.

No me siento Peter Pan. No quiero ser jóven de nuevo. Tengo los años que demuestro.

Solo confío en que mañana, si sale el sol, y si yo lo veo, me enfrente a los que me rodean con una sonrisa sincera y diga: un dia mas…

Y, quizá, pero solo por la actitud de sorpresa, la ingenuidad, la confianza… volver a ser…

Imagen

 

Publicado en Uncategorized | 7 comentarios

Teoría de la Caloría


Ha llegado a mis manos un manuscrito de @lmonleon que no me he podido resistir a publicar en estas fechas navideñas tan dadas a preocuparnos por las calorías. Todos tranquilos. Este magnífico autor, idolatrado y que superará en ventas al de las “50 sombras de Grey”, o no, pone los puntos sobre las íes…

huevos-fritos

TEORÍA DE LA CALORÍA

Tras muchos años luchando contra esos kilos de más, y tras preguntar a numerosos  “expertos” en la materia (materia grasa, por supuesto), hemos llegado a las conclusiones que se detallan a continuación.

Pero antes de seguir hay que definir “experto”: es todo aquel que engorda porque…

- Retiene líquidos.
- Duerme poco
- Hace demasiado ejercicio.
- Le viene dado por los genes.
- Es de metabolismo lento.
- Tiene mucho estrés.

Además es necesario dejar claro que algunas de las medidas pueden no ajustarse a la realidad, por ello, debemos remitir a su médico o en su defecto al doctor Google para cualquier aclaración adicional. También se puede reclamar al Maestro Armero.

Así las cosas, pasamos a detallar las conclusiones a las que hemos llegado:

  • Caloría viene de calor, por lo tanto, si un alimento está frío, no engorda, no puede tener calorías. Por eso no pasa nada por ir a la nevera a picotear. Atendiendo a esta explicación, se concluye que son especialmente bajos en calorías los helados.
  • Si se tapa con lechuga no engorda. Por ejemplo, un sándwich vegetal, no importa que lleve huevo, mayonesa,… si la última capa es una hoja de lechuga no engorda.
  • Comer de pie no engorda. Solo el esfuerzo que hacen los alimentos para recorrer tan larga distancia, se queman más calorías de las que tienen.

Nota, la quema de grasas dependerá de la altura del individuo.

  • Una buena forma de quemar calorías es en la freidora. El aceite se pone tan caliente que quema calorías. Vamos, que no deja ni una viva.
  • No engorda si en la mesa hay buen rollo. Todos sabemos que los disgustos engordan, por lo que no te puedes poner a comer estando disgustado.
  • Los objetos con agujero en el centro no engordan, tales como rosquillas, roscones, torteles,… es algo así como un “agujero negro” para las calorías, por ahí se escapan. La pérdida de calorías es directamente proporcional al tamaño del agujero, por lo que cuanto más grande sea el bollo (y por tanto el agujero), menos calorías.
  • Comer a escondidas no engorda. Solo pensar en el estrés que supone que te pillen “con las manos en la masa”, se queman más calorías de las consumidas.

No es recomendable abusar, porque se termina perdiendo la percepción de riesgo y   pueden empezar a engordar.

  • Cuidado con los envoltorios. Son buenos los alimentos contenidos en envoltorios, como pasteles, magdalenas,… los fabricantes los hacen así para que se queden pegadas ahí las calorías. Lo que hay que tener cuidado es que por error, no le quites adecuadamente el envoltorio.
  • La “comida por compasión” no engorda. Los padres y madres que se coman la comida del plato de sus hijos para que no haya que tirarla a la basura pueden estar tranquilos, pues no engorda. Son calorías que se iban a tirar, por lo que su valor calórico es despreciable.
  • El valor de colesterol y triglicéridos en sangre no es fiable, hay que tener en cuenta que se trata de una muestra, y esta puede no ser representativa de lo que realmente está ocurriendo en tu organismo. Además, en cada analítica se pierde colesterol, por lo que realmente la cantidad que tienes es menor que antes de sacarte sangre.
  • Por último, no debemos olvidar que en ningún caso las calorías engordan, en todo caso engorda el que se las come.
Publicado en Uncategorized | 10 comentarios

#JOMEINI O LA FUERZA DEL SINO


Hoy sale a la venta el libro en papel de la Doctora Jomeini. Quien iba a decirmelo cuando la conocí. Que esa chica enorme en estatura, amabilidad, cariño e ingenio llegaría a lo que ya es su blog y ahora su libro.

Claro, que si me hubiera dado cuenta de lo que es hacer dos especialidades tan distintas como Medicina de Familia y Anestesiología, mostrar esa fuerza, manejar esa casa y a esos niños y santo, hacer obras, querer a su madre,… y ser una persona normal, que se cansa, se harta y lo transmite… Pues lo habría podido asegurar.

Podrás encontrarlo desde hoy en papel, y si no lo encuentras pídelo. No es mala idea que se lo digas a tus amigos y compañeros médicos. Muchos se sentirán identificados. Y además se vende en formato electrónico aquí.

Ana, mucha suerte. Aunque se que te irá bien en todo. Lo sé. Y con los que te quieren, que somos muchos.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

NO ES POSIBLE EJERCER LA MEDICINA SIN LA ENFERMERÍA


 

 

Porque son dos profesiones complementarias.

Porque no es posible hacer buena medicina, ni siquiera medicina normal, sin enfermería.

Porque la relación entre los profesionales de la medicina y la enfermería condiciona el buen ejercicio de los cuidados a los pacientes.

Por todo ello, me sumo a #TheCofiaDay con todo placer, deseando que mis compañeros médicos actuen como deben. Y yo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

MI OPINIÓN SOBRE LA COLEGIACIÓN OBLIGATORIA (O UNIVERSAL)


Transcribo aquí la tribuna que publicó la edición digital de Diario Médico el 6 de agosto con mi opinión sobre la Colegiación obligatoria.

Sorprendentemente a las 24 horas la han hecho desaparecer de la portada y de la lista de más vistos, aunque persisten articulos de mayo y anteriores.

 

Tribuna: Ética y deontología sí.

Democracia y legalidad también

Rafael Tímermans del Olmo. Médico del Trabajo   |  06/08/2012 13:22

Obligado por la Ley pertenezco a una asociación llamada “Colegio de Médicos”, lo mismo que otros grupos profesionales (que lo de colectivos me suena algo “soviético”). Nadie me pregunta si quiero pertenecer, creo que no sirve para nada (al menos el de Madrid) y además tengo que pagar unas cuotas que, en mi situación económica actual me resultan penosas. Incluso, se permiten criticarme si no colaboro en sus actividades o no voto en las elecciones que “democráticamente” los rigen.

Aunque no creo haber oído a nadie, nunca, en persona (amigos y conocidos, me refiero) defender la colegiación obligatoria, en cambio en la prensa especializada y en la general si que leo periódicamente profesionales defenderla, y en cambio muy pocas veces leo que nadie la critique. Mi impresión es que no se quiere decir en público lo que se piensa en privado, y ya eso me preocupa.

Los artículos que defienden la colegiación obligatoria suelen caracterizarse por contener palabras ciertamente rimbombantes, que creo intentan imponer respeto. Y probablemente lo hacen. Porque leer tantas veces argumentos como la ÉTICA, la DEONTOLOGÍA, la PROFESIONALIDAD, y otra parecidas, hacen que cuando uno lo lee piense que él ataca dichos valores.

Yo defiendo esos mismos valores, pero para defender obligar a pertenecer a un grupo con objetivos poco claros cuando no equivocados es poco ético, nada deontológico y poco profesional. Y le contrapongo otros valores a sumar a los anteriores, como DEMOCRACIA, LIBERTAD, RESPONSABILIDAD y LEGALIDAD.

Porque es la única asociación a la que me obligan a pertenecer, y a pagar, presuntamente para defender mis intereses. Porque creo que debo poder elegir a los que me representen y defiendan mis derechos, y ya lo hago con Asociaciones médicas o sindicatos. Porque creo que los médicos debemos ser responsables ante nuestros pacientes y ante la sociedad. Y porque creo que debemos estar sometidos al imperio de la Ley, como cualquier otro ciudadano, profesional o no, y que las regulaciones internas de la profesión son meros vestigios de la Edad Media. Y no encuentro diferencias con el resto de ciudadanos.

Porque si el Colegio defiende la deontología, yo lo desconozco. Si hace algo para defenderla, a mí, como colegiado no me informan, por lo que su trabajo es inútil. Porque la ética no puede existir sólo si perteneces a un grupo pero no si estás fuera. Y porque si un médico hace mal las cosas, un juez lo dirá, y pedirá asesoramiento de los peritos que considere adecuados.

Sobre el funcionamiento democrático de los colegios, al menos del de Madrid, se puede hablar mucho, por lo poco democrático. Pocos saben que aparte de una lista cerrada para la Junta de Gobierno, se eligen unos compromisarios que son los que en Asamblea aprueban las actuaciones de la Junta. Se divide a los colegiados en grupos de 100, y cada colegiado sólo puede votar a los de su fracción, aunque no conozca a ninguno. Si nadie vota, queda elegido el más antiguo. Nunca he sabido el número de votos emitidos. Además, con ese método tan extravagante solo se elige el 60  por ciento de los compromisarios, haciéndolo el resto las candidaturas que se presentan a las elecciones a la Junta, la Mesa de Hospitales y la Mesa de Atención Primaria.

Es un sistema de elección tan alejado a toda representatividad democrática que lo menos que se puede hacer es no votar en las elecciones. Y lo suyo, disolver los colegios.

Es cierto que hay al menos otros dos argumentos para defender la colegiación obligatoria, aunque creo que hace falta mucha fe, ciega además, para ello: el registro de profesionales y la formación. Lo del registro, estoy por no decir nada, cuando en cada trabajo me piden el título del Ministerio de Educación, que es quien lo registra. Y lo de la formación, creo que solo es una excusa que buscan muchos colegios para justificar su existencia. Eso si, con mi dinero.

¿Por qué se extrañan cuando los profesionales no acuden ni siquiera a votar? Incluso se enfadan con los profesionales, como hizo algún candidato derrotado en las últimas elecciones al Colegio de Madrid. Y no se dan cuenta que no votar es una forma de opinar. No acudir es decir que no importa la institución. Y por supuesto, es insistir, clamar, que las candidaturas que se presentan no ofrecen nada atractivo.

Yo hice una entrada en mi humilde blog ofreciendo mi voto al candidato que propusiera pelear por la colegiación voluntaria, pero sorprendentemente no obtuve resultado alguno.

Yo me precio de participar en las instituciones a las que pertenezco, incluso aunque sea a la fuerza, como es el caso. Y debí ser de los pocos que se leyó el borrador de los últimos estatutos del Colegio de Madrid, e incluso proponer cambios. Hay testigos que podrán contar cómo en el borrador de estatutos se decía que la Asamblea de Compromisarios podría “subir las cuotas” y yo propuse cambiarlo por “establecer las cuotas”. El inconsciente colectivo a veces se muestra en todo su esplendor.

Se que hay colegios que funcionan bien, lo cuál no resta un ápice de razón, en mi opinión, a que no deba obligarse a pertenecer a ellos. Pero ese no es el caso del Colegio de Madrid. De nuevo en mi humilde opinión.

Dejaré mi opinión sobre crear una Fundación a efectos fiscales para otro momento.

A lo mejor me apuntaría voluntariamente si así fuera, pero exijo que me dejen elegir.

#colegiacionvoluntariaya

Publicado en Profesión, Uncategorized | 5 comentarios

Jornadas, congresos, reuniones…


Porque lo de “evento” me suena un poco a marciano. O a Yankee.

Me sumo a #carnavalsalud para opinar, un poquito…

Porque sí que es necesario reunirse.

La receta: Un poco de aprendizaje, un poco de enseñanza, un poco de compartir, y un mucho de descubrir gente.

Porque se aprende también los siguientes días. Porque descubres a quien pedir ayuda cuando lo necesitas. Porque encuentras que no eres tan raro como creías. O sí.

20120726-170521.jpg

La foto es, claro, de la Comisión gestora.

Publicado en Medicina, Profesión, Uncategorized | Deja un comentario

¿Me he perdido algo?


Reconozo que alucino. No se macroeconomía en un momento en que todos parecen saber. No se lo que es la prima de riesgo y no sigo su evolución: solo se que sube o baja. No entiendo de finanzas, solo de cuánto debo al banco, cuánto gasto y en qué (a veces esto tampoco) y cuánto gano.

No leo periodicos no veo telediarios, pero me informo y entero de lo principal. Y lo que veo es, en resumen,

  • Hay una crisis, negada desde hace años, en la que nos hemos gastado lo que teniamos y lo que no teniamos.
  • Estamos endeudados hasta las cejas y no conseguimos que nos presten mas salvo pagando muchos intereses.
  • Apenas tenemos dinero a pesar de ello para pagar lo que debemos y lo que tenemos que pagar, como los propios sueldos de funcionarios.
  • El gobierno decide recortar gastos en todo: no mas carreteras, no mas AVE, se sube todas las tasas e impuestos, se bajan los sueldos de los trabajadores.
  • Los analistas estan de acuerdo en que era imprescindible tomas esas medidas, con alguna excepcion, pero echan de menos hacer algo que ayude a que se gaste mas, a disponer todos de mas dinero en vez de menos.
  • El partido gobernante hasta hace 6 meses rechaza que pasara nada y parece que la ruina es por los recortes, y no al reves.
  • Sin ser funcionario ni tener contrato “fijo” me han bajado dos veces el sueldo, y me han subido los impuestos.
  • Pago más por los servicios regulados por el estado (luz, agua, gasolina, gas).

Es decir, que estamos en la ruina, y para pagarlo hay que gastar menos. Pero la gente está enfadada. En vez de apechugar y trabajar prefiere protestar, quejarse, y buscar culpables. “Los politicos” Seres que nadie ha elegido, nadie ha votado, nadie ha preferido a otros. No se ha votado al que ofrecía más fiestas, más obras publicas, un centro cultural, una ciudad de las artes…

Y si los políticos son seres venidos de otro mundo, los pocos, desconocidos votantes que les eligieron son ignorantes, malvados, que deben ser castigados. Aunque fueran la mayoría.

En fin, veremos donde terminamos. Ya hasta miembros del ejército amenazan con decir algo… Uf.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

¿A QUIEN QUIERES MÁS, A PAPA O A MAMA?


Yo era un niño bueno, muy bueno. Quizá debería preguntar a mi madre antes de seguir, pero vamos a suponer que era así.

Y mis padres tenían una relación, digamos, mala. Qué se le va a hacer, hay quien no tiene abuela. Y siempre había alguna visita incómoda, alguna vecina metija, alguna tía solterona, algún amigo que se creía con derecho a preguntarme a quién quería más, si a Papá o a Mamá.

Siempre me negué a responder a esa pregunta, sin ni siquiera emitir el tan manido “a ambos por igual”. No es posible, no hay derecho, es injusto y casi ofensivo poner a un niño en situación de elegir entre sus padres. Como si fueran llaveros.

Esta estupidez, tan frecuente, es para mí lo mismo que ocurre en la relación entre la atención primaria y la atención hospitalaria.

Para empezar, lo llame como lo llame, alguien se puede enfadar. Porque si a la atención hospitalaria la llamo especializada, alguien se enfadará porque la atención  primaria también es especializada. Si digo la Medicina sde Familia, hablo de una especialidad, y en primaria atambién hay pediatría, por ejemplo. ¿Y quién se acuerda de los pediatras de primaria, o de los centros de especialidades, atendidos por traumatólogos, dermatólogos, etc.?

En fin, que papá y mamá ya para empezar no saben ni cómo llamarse. Y ya no se llaman “cari”. Gracias a Dios, por otra parte.

Yo tengo la inmensa suerte, aunque a veces haya creído lo contrario, de conocer las dos desde dentro. De saber lo que es atender 40 pacientes en 4 horas en una consulta de primaria, y de ver las consultas de traumatología del hospital. De ver lo bueno y lo malo.

Y al final, ni papá ni mamá son tan buenos como creen.

Porque cada uno tiene su papel, que conoce, pero olvida.

  • Porque sin primaria buena no puede haber buena hospitalaria.
  • Porque si primaria no selecciona bien, la hospitalaria se hunde.
  • Porque si hospitalaria no atiende bien, lo que se hunde es primaria.
  • Porque hay cosas que debe hacer más primaria, sin que se enfade hospitalaria.
  • Porque primaria no es la mejor, la mas completa, la más importante.
  • Porque hospitalaria no es la que soluciona los marrones que primaria no sabe solucionar.

Y además, aunque no guste hablar de ello:

  • Porque hay cosas que se hacen mal en primaria y en hospitalaria.
  • Porque puestos a escaquearse, se escaquean los que dicen estar de avisos pero estan de bares tanto como los que los viernes a las 12 se escapan del hospital.
  • Porque ni es cierto que los médicos de primaria ariendan a 50 pacientes todos los días, ni que los hospitalarios no duerman nada.
  • Porque es tan malo que el médico de primaria crea que recetar es un trabajo administrativo, y no una oportunidad para revisar toda la medicación, buscar interacciones e intentar quitar medicamentos, como que el médico de hospital diga a los pacientes que exijan al médico de familia una marca concreta. Todavía, si.

 Es posible que como con mis padres, al final ambos se enfaden conmigo por no decir que quiero más a uno de ellos. Pero lo prefiero a mentir o a herir al que no elija.

Y si eso quiere decir que el herido soy yo, porque me castigarán al menos con su indiferencia, pues sea.

 

Publicado en Medicina, Profesión, Uncategorized | 7 comentarios

UNA AUTENTICA PANDEMIA


Me sorprendió la noticia en el otoño. Era una noticia que parecia para rellenar en el periódico, en la portada de la web: el número de disoluciones matrimoniales (divorcios, separaciones y anulaciones) en el primer trimestre de 2011 pasaba de 65.000. Extrapolando a final de año, 130.000 mas o menos.

Me llamo la atención y llegue a empezar una entrada sobre ello, pero es un tema triste y del que casi mejor no hablar.

Ha pasado el tiempo y hace poco he recordado esas cifras y me he puesto a buscar sobre el tema. el INE (Instituto Nacional de Estadistica) es el que proporciona los datos.

Las cifras son escalofriantes, desde mi punto de vista.

Desde 2010 se han roto una media de 120.000 matrimonios.

Eso quiere decir 240.000 personas. Y suponiendo entre uno y tres hijos, podriamos calcular que en total, cada año, unas 400.000 personas se han visto afectadas por una separacion. En los ultimos 10 años, 4 millones de personas.

No hablo de victimas y culpables, que los hay en mayor o menor grado, aunque no siempre. No hablo de causas o motivos. hablo de consecuencias.

El dolor que todas las semanas veo en la consulta, en personas de toda edad y condicion. el sufrimiento, el odio, el rencor, pero sobre todo, el dolor que veo como médico, como familiar, como amigo, como observador de la realidad me sobrecoge. Un dolor que persiste con los años, cuando no se acentua. un dolor que empaña a hijos, padres, hermanos, amigos. Un dolor que los medicamentos mitiga pero no cura.

Ni el que sonrie, ocupado todo su tiempo con trabajo, amigos, clases de musica, gimnasio, o cualquier otra actividad esta libre de el. Aunque lo parezca.

Quiza, solo quizá, si supieramos las consecuencias de nuestros actos no haríamos lo que sea que hagamos o dejemos de hacer que provoque dichas rupturas y el dolor correspondiente.

Quizá.

Esta si es una autentica pandemia.

P.S.: Valga como addendum el listado de sucesos vitales estresantes, en los que la separación y el divorcio son la segunda y tercera causa mas importantes.

Publicado en Uncategorized | 24 comentarios