MIRAME


 

Desde este humilde blog me quiero sumar, y me sumo, a la iniciativa tenida en su día por los estupendos Serafín y Antonio Jesús en su reconfortante, fresco, interesante y modélico blog http://www.cuidando.es , y seguida por decenas de buenas personas y buenos profesionales que quieren influir en que todos hagamos las cosas mejor.

   

Muchos son los elementos que pueden hacer que no veamos a los pacientes como son: personas. Que consideremos que son casos clínicos (“tengo en planta un lupus”); órganos (“ha venido un hígado”); profesiones (“va a venir un político”) o simplemente un número (“¿Cómo va el de la 312?”).

La tecnología puede hacer que nos centremos más en pruebas, olvidándonos de la importancia de una buena anamnesis (interrogatorio). Que nos fiemos más de un registro en un papel, o en un ordenador; de lo que nos cuentan los pacientes (claro, como todos mienten…).

El deseo de estabilidad puede hacer que solo nos importe nuestro puesto fijo, ser funcionarios inamovibles. Tener la tranquilidad de que no podemos ser despedidos y dejar de hacer bien nuestro trabajo porque “para lo que nos pagan…”. Impedir que se nos despierte en las guardias. Pasar consultas de minutos en planta (la famosa “consulta del médico”).

Todo esto es, para mí, “mirar”. Saber que tienes una persona, con un problema médico, influído por sus circunstancias personales, por el trabajo que desarrolla, por las relaciones personales que le rodean, que ama, sufre, goza, o simplemente pasa por la vida pero que acude porque no tiene más remedio, en busca de soluciones.

O quizá porque necesita que se le escuche. O porque tiene 85 años y está solo en su casa. O porque “para eso pago”.

Da igual por qué acuda. Nuestro deber es atenderle, y atenderle bien. Es cierto que no se nos paga por ser simpáticos, por sonreir, por no ser influidos por nuestrtos problemas, que también los tenemos. Pero cuando atendemos a un paciente sin esa cercanía, sin ese interés por todo lo que le rodea, sin saber lo que siente, lo que vive, no hacemos nuestro trabajo.

Gustoso me sumo, y cada vez que veo un paciente y me pongo  escribir en el ordenador, me acuerdo que debo mirarle. También tengo que escribir, igual que lo hacía el médico de mi infancia que no apartaba la mirada del papel donde escribía con una pluma gruesa sin levantar la mirada. Pero ni la pluma y el papel, ni el ordenador, no los análisis, ni las placas deben impedir que vea dentro de la persona que tengo delante. Un ser humano. Nada más y nada menos.

 

Aqui puedes encontrarlos:

 

Anuncios

Acerca de Rafael

Médico del Trabajo y Médico de Familia y Comunitaria. Cuasi-Friki. Del Atleti. Padre de 3 asombrosas maravillas. Nunca dejes de Soñar.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MIRAME

  1. PILART dijo:

    Magnífica iniciativa. Grande vuestra preocupación para una profesión, que te voy a contar que no sepas, tan maltratada por todos. Y ejemplo para tantas otras que tocan a diario la fibra humana. Gracias por lo que ello puede suponer para todos nosotros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s