Médicos y medicinas


 

Cuántas veces os ha dicho algún paciente:

Doctor: no quiero seguir tomando amiplin. He leido que luego no te puedes quitar, que no hay forma de dejarlo. No me gusta solucionar mis problemas con una pastilla. Tengo muchos, y lloro de repente, y me cuesta dormir. Pero no quiero que mi vida dependa de una pastilla.

Yo no receto antibióticos si no están indicados. No receto N Acetil Cisteína para el catarro. No doy jarabes para la tos. Me da igual la presión del paciente, de los que esperan fuera, de “atención al usuario”. Todavía puedo permitirmelo. No todos podemos.

Pero hoy he tenido que repetirlo  tres veces:

Cuando no podemos con una situación y necesitamos ayuda tenemos que buscarla. Cuando tenemos una infección para la que sirve un antibiótico, debemos tomarlo. Cuando no podemos dormir, tener una vida normal, afrontar el trabajo, levantarnos cada mañana, debemos buscar ayuda. Y si esa ayuda nos la proporciona una pastilla, o dos, bienvenida sea.

Más tarde nos plantearemos cómo dejar la ayuda. 

No todos los pacientes te piden recetas para dos meses para no tener que venir a por más. No todos aprovechan para pedirte ibuprofeno para su botiquin personal. No todos te piden nosequetriptan para su amiga.

 

 

Buen fin de semana. El mío está lleno de promesas…

Anuncios

Acerca de Rafael

Médico del Trabajo y Médico de Familia. Del Atleti. Padre de 3 asombrosos hijos. Nunca dejes de Soñar.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Médicos y medicinas

  1. julk dijo:

    Tienes toda la razón, Rafa. Y hay que decir que los antidepresivos modernos no producen tolerancia ni dependencia aunque sí que es necesario mantenerlos el tiempo necesario y retirarlos progresivamente para evitar el “efecto rebote” y nunca dejarlos de forma brusca, como algunos pacientes hacen cuando se encuentarn mejor, con la consiguiente recaída de su cuadro.
    Feliz fin de semana y que se cumplan esas promesas… ;).
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. alicia dijo:

    Buen finde,todos necesitamos hablar,todos tenemos problemas y ,al final,todos sentimos de un modo muy parecido.Yo tampoco soy partidaria de tratar siempre sólo los síntomas.Bs

    Me gusta

  3. enfermera6 dijo:

    Ainnss Rafa…las pastillicas. Lo cierto es que estoy deseando dejarlas pero a la vez me aterra la idea. Sigo sin tener claro el como y el cuando pero de momento solo se que las necesito y por supuesto la ayuda de profesionales, ganas de remontar y salir del bache (lo mío es más un socabón). 🙂

    Me alegra saber de “esas promesas”…ojalá se conviertan en realidades, que te mereces “lo mejón der mundo mundiá”.
    Un besote grande, de los míos…de los de antes…de los de siempre. 😉

    Me gusta

  4. Rafa dijo:

    Mi arma.

    Si es preciso, lo que sea. En su justa medida, controlado, Como ayuda. Un tiempo. Para eso son las muletas. Todas.

    Pero luego hay que ir apoyando. Despacio. Despacito. Apoyo parcial. Tiempo. Brazos en los que apoyarse. Hay Rafas que valen un potosí. Tu lo sabes y yo estoy seguro.

    Analgésicos para el dolor. Hasta que no hagan falta. Tiene que haber un momento en que no haga falta. Lo hay.

    Un beso. Viva Trebujena.

    Me gusta

  5. Julio González dijo:

    Enfermera6,yo también tengo mi “muleta” (escitalopram).La uso desde hace tiempo y de momento, creo que aún la necesito… ;).
    Besos.

    Me gusta

  6. PILAR T dijo:

    Pues si: uno debe ir al médico para solucionar lo que sólo un médico puede solucionar, con las armas que un médico nos da. Y funciona. No hay que tener miedo. Y lo dice una que aún no tiene médico de cabecera, voy a tener que mirármelo, jajaja

    Promesas….. las promesas implican palabra dada, comprometida y su cumplimiento. Todo ello suena genial, ya contarás cuando/donde/como quieras 😉

    Me gusta

  7. Berni dijo:

    Suelo automedicarme, lo confieso, pero sólo para cosillas banales (contracturas, procesos gripales, alguna época de insomnio o ansiedad moderada…) Cuando ha habido algo que no he podido solucionar por mí misma, he buscado ayuda profesional. Aceptar nuestros límites y dejarse guiar cuando nos sintamos “perdidos” es necesario.

    Me alegro por tu finde, espero esté siendo como lo esperabas. Sé feliz…
    Un abrazo.

    Me gusta

  8. Rafa dijo:

    Hombre, esto no pretendia ser un confesionario, pero cada uno cuenta lo que quiera. Esta es vuestra casa, mucho más que la mía.

    He usado medicación cuando la he necesitado. Algunas veces sin indicación por un médico. Pero siempre he ido al especialista para confirmación o modificación. Por cierto, con gran perplejidad por su parte.

    Primero reposo absoluto, luego relativo, luego apoyo parcial y POR FIN (esto es para Angel…) apoyo total.

    Me gusta

  9. Blanca dijo:

    Queridos comentaristas:
    No estoy de acuerdo en buscar ayuda en las “pastillas de la felicidad”. Precisamente mañana voy a un curso sobre “medicalización de la vida”. Creo que tenemos muchos recursos en vez de “anestesiarnos” .
    Pero todo está bien, por supuesto si lo prescribe un médico. Yo soy muy mala y doy muchas menos pastillas de ésas que otros. Los pacientes lo tienen muy fácil: si yo no se lo doy (sí doy mil explicaciones y les hablo de otras posibilidades ) se van a otro.
    Hoy acabo de descubrir que tengo otro tratamiento. He tenido que atender a un abuelito que se había caído por unas escaleras y cuando he acabado me ha dicho “¡dame dos besos!”.

    Me gusta

  10. Ana dijo:

    Blanca, creo que no se trata de ser “mala” y dar menos pastillas, o “buena” y darlas. En esta vida, casi nunca es blanco o negro, y la misma enfermedad, patología, no es igual en un individuo que en otro.

    En psiquiatría existe lo que se llama “resilencia” que es la plasticidad o capacidad de cada individuo para adaptarse a la adversidad o determinados cambios que supongan una gran modificación en su vida. Esta plasticidad no es igual en cada individuo, somos únicos, al igual que la misma patología cardiaga (por ejemplo) no responde igual en un individuo que en otro.

    Utilizar muletas cuando son necesarias, no es medicalizar la vida, lo que si es cierto es que hay que utilizar muletas cuando estamos hablando de patologías serias que pueden cronificarse en el tiempo, naturalmente que aquí no entran frivolidades como el estres postvacacional, lo que hay que hacer es diferenciar lo que es serio, de lo que son tendencias, pero nunca subestimar una patología por ser esta psíquica y pensar que a fuerza de voluntad todas se curan porque no es así.

    Creo que nos falta costumbre en aceptar que las patologías mentales, las serias, son enfermedades que se han de tratar como cualquier otra, y como ha dicho Berni, aceptar nuestras limitaciones sin hacer heroicidades que nos puedan poner en riesgo, forzar mucho la máquina nunca ha sido bueno, y precisamente los médicos… eso de que los pacientes aguante estoicamente hasta que no pueden más y conlleve males mayores… tampoco lo llevan muy bien.

    Me gusta

  11. Blanca dijo:

    Ana:
    Me refiero a que soy buena si soy complaciente y mala cuando no hago, o no doy lo que me piden. Es una forma de expresarme con cierta ironía.
    Por cierto, no te lo vas a creer pero sé mucho de resiliencia.
    Te aseguro que no subestimo en absoluto la patología psíquica, veo sufrir muchísimo por su causa. Para mí es evidente que una depresión es una enfermedad que requiere un tratamiento médico farmacológico. Pero también he visto cosas que no son una depresión y que están siendo tratadas con antidepresivos. Yo no lo hago, pero que no no lo haga no significa que eso sea lo correcto ni siquiera para mí. Puede ser que esté equivocada.
    Ana, no hay que hacer heroidicidades, pero pienso realmente que hay que utilizar bien nuestros recursos. No es fácil, desde luego es más difícil que tragar una pastilla, pero creo que se puede hacer mucho más de lo que a veces hacemos. No en el caso de una enfermedad. Una enfermedad hay que tratarla, pero sí en otras circunstancias dolorosas de la vida. Yo lo veo así.

    Me gusta

  12. Manuel Martinez dijo:

    Hola. Me gustaría saber su opinión sobre los laboratorios Astella Pharma, son medicamentos de calidad? muchas gracias.

    Me gusta

  13. Blanca dijo:

    Ana, yo creo que tú y yo decimos lo mismo con dintintas palabras.
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s