FALTAR AL TRABAJO


Cada vez que he escrito sobre la Incapacidad, Temporal o Permanente, es decir, la ausencia al trabajo por causa de enfermedad, he comprobado la cantidad de gente que accede a lerlas a través de buscadores. La mayor parte de ellos busca solución a sus problemas personales, pregunta si tienen derechos, cuanto dinero les quedará, si podrán seguir trabajando.

En esas entradas he insistido mucho en la seriedad, la importancia del hecho de que te den (y nunca que tu consigas, o pidas) la “baja”. El acto de reconocer el derecho a no acudir al trabajo y seguir cobrando por ello es un acto de gran responsabilidad social, económica y personal.

Ese hecho está ligado a una prescripción médica o no. El médico puede darte medicamentos pero no la baja. El médico puede prescribirte reposo o no, dándote medicamentos o solo aconsejando dietas, bebidas, o actitudes. Y recomendarte reposo o prescribirlo. Y reconocer la incapacidad para ejercer las tareas de tu puesto de trabajo o no.

De ahí mi insistencia en el grave dilema en que se pone al médico al darle un talonario de bajas; bueno, o el programa “AP Madrid”, o su equivalente en cada Comunidad Autonoma.

Negar una baja es difícil. El paciente es “tuyo”. Vas a seguir viéndole siempre. Puede romperse su confianza contigo. Puede volverse desconfiado. Incluso puede hacerse agresivo. ¿Merece la pena negarla?

Hay una razón justificada para faltar al trabajo de la que hablamos poco. El justificante de ausencia de uno, dos o tres dias. Se basa en que en muchas empresas se permite faltar hasta tres dias con un justificante del medico de cabecera, ya que es la empresa la que paga esos dias de ausencia, y solo desde el cuarto lo abona la “Seguridad Social”.

Cuando te viene un paciente que dice que ha estado con nauseas, vomitos, fiebre, cefalea o cualquier sintoma del que ya esta curado o no, y que tienes que creerte o no, y te dice que no ha ido a trabajar uno dos o hasta tres días, ¿cómo le niegas el justificante? De nuevo difícil.

Me he enrrollado con la causa médica de la ausencia al trabajo. Es que es la nuestra.

A las otras dos no quiero dedicarles más que una reseña.

Si uno está de huelga, la Ley exige que esté declarada formalmente ante la autoridad. Y las empresas exigen demostrar si se está o no en el trabajo.

Y si uno no va a trabajar porque no le da la gana, o no lo justifica, la empresa puede tomar medidas disciplinarias contra él que pueden llevar al despido.

Ayer muchos controladores faltaron al trabajo. Y sólo volvieron cuando se les militarizó y cuando se declaró el estado de Alarma.

Yo hoy sigo sin saber cuál fué el motivo de su ausencia al trabajo. Se han dicho las tres cosas. Y no tiene pinta de que lo vayan a aclarar.

Por cierto, hace unas semanas se montó un enorme escándalo porque alguien sugirió que se debía poder despedir a los funcionarios (y a los estatutarios). ¿No será que no se puede despedir a los controladores y por eso ha habido que hacerles militares, para que tengan que obedecer?

 

Anuncios

Acerca de Rafael

Médico del Trabajo y Médico de Familia. Del Atleti. Padre de 3 asombrosos hijos. Nunca dejes de Soñar.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a FALTAR AL TRABAJO

  1. Blanca dijo:

    Buenos días,
    Debería ser exactamente como dices, pero está extendidísima la idea de “cogerse” una baja. Aquí hace unos años hubo un señor que hizo un desfalco (creo) muy sonoro. Cuando le pillaron, se cogió una baja (palabras textuales que aparecieron en muchos periódicos) y a todo el mundo le pareció normal. Entiendo que su médico le diera una baja por trastorno por ansiedad situacional, pero eso no se lo planteó nadie. Todo el mundo interpretó como algo normal que para no acudir en esas circunstancias a su puesto de trabajo se cogiera una baja.

    Me gusta

  2. Blanca dijo:

    El paciente al que , digamos, le niegas una baja puede volverse desconfiado, agresivo, como dices…y otra cosa que puede hacer es cambiarse de médico. Con sus ventajas e inconvenientes. Hace unos días ví a una paciente que se había cambiado de médico de cabecera porque el suyo no le daba la baja ni por nada.

    Me gusta

  3. Blanca dijo:

    Y no se tiene en cuenta muchas veces el puesto de trabajo. No es lo mismo trabajar talando árboles con dolor en el cuello que estar en una oficina.
    Creo que tener en cuenta el puesto de trabajo debería ser fundamental a la hora de dar la baja y de considerar su duración.

    Me gusta

  4. enfermera6 dijo:

    Buenos dias!!!. Si no hubiese abusos, no habría problemas. Me refiero a piratería por parte de los trabajadores…¡¡¡que os cuento que (por desgracia) no sepais!!!.
    Muchos besos.

    Me gusta

  5. PILAR T dijo:

    A mi todo esto me parece absurdo. Pero claro, hablo desde el lado de la teoría que, bien planteada, debería funcionar, y en la práctica se ha convertido en un absurdo. Si algún trabajador acude al médico, éste debe poder decidir si esa persona puede o no desempeñar su trabajo. Pero para eso debería conocer al trabajador. CONOCER: saber si está mintiendo, exagerando, concocer sus antecedentes médicos, personales, laborales ….. Pero claro, eso es ne el mundo de Yuppie ¿verdad?

    Todos tenemos mucha información sobre el tema de los controladores. Y si alguno ha presentado un parte de baja, debe ser investigado en profundidad.

    Aún recuerdo al “amigo” sinvergüenza que le daba a nuestro padre el certificado médico para poder conducir. Por Dios !!!!!!!!!

    Me gusta

  6. Nacho C. dijo:

    No nos engañemos,la situación del sanitario frente a una petición de baja por estres laboral es cuando menos comprometido negarla, si no median unas valoracones especializadas que avalan o no tal situación. Dicho esto se me desencaja la mandíbula cuando escucho que la empresa o el estado va a controlar estrecha y fuertemente esos procesos de baja. Eso queridos contertulios dilapida multitud de Leyes que protegen el derecho a la privacidad de los datos personales, de la historia clínica de un paciente con sus datos, y que según mi opinión hoy en día dista mucho de la protección efectiva de los mismos. Las leyes se hacen para cumplirlas, pero deben de existir mecanismos efectivos de control del cumplimiento de las mismas. En el campo que nos concierne y en especial el de los controladores de tráfico aéreo, si tan solo un dato médico de su historial llega a conocimiento de cualquiera de las personas no implicadas en la cadena de tratamiento del paciente, a excepción de los facilitados voluntariamente por el propio interesado o aquellos solicitados por el Magistrado Juez interviniente que los vehicule para el esclarecimiento de los hechos en un determinado proceso, con las garantias constitucionales que ello comporta, saliendo a la luz pública y fuera del contexto de protección de los mismos por la constitución vigente, nos encontrariamos entonces ante un hecho social de peor repercusión sobre el derecho de las personas que el propio hecho de la presunta irresponsabilidad de los controladores de tráfico aéreo. Me explico, elSr. Ministro de Fomento, o el Sr Vicepresidente del Gobierno Rubalcaba, no podran conocer nada de los citados datos médicos, si sus juristas, y además tampoco los podrán difundir ni insinuar fuera del contexto en el que se manejen bajo tutela judicial. A nadie le interesa salvo al própio paciente, si en sus antecedentes médicos personales figura tal o cual enfermedad. ¡Ojo! aviso a los navegantes…. procesos e investigaciones, las que sean pertinentes; revelación pública de datos médicos personales, bajo ningún concepto…para esos estan la Leyes.

    Me gusta

  7. Blanca dijo:

    Nacho C., estoy de acuerdo con tus consideraciones, pero algunas chocan un poco con ésto , que es el artículo 20.4 del Estatuto de los Trabajadores
    4. El empresario podrá verificar el estado de enfermedad o accidente del trabajador que sea alegado por éste para justificar sus faltas de asistencia al trabajo, mediante reconocimiento a cargo de personal médico. La negativa del trabajador a dichos reconocimientos podrá determinar la suspensión de los derechos económicos que pudieran existir a cargo del empresario por dichas situaciones.

    Me gusta

  8. Blanca dijo:

    Me parece recordar que era el facultativo de la empresa al que se recurría para ello. Supongo que lo que pasa es que estoy recordando una versión del Estatuto de hace unos cuantos años.

    Me gusta

  9. Blanca dijo:

    Pero yo creo que el fraude, los simuladores, son realmente muy pocos. En general; no en este caso de los controladores, que no sé muy bien cómo ha sido.
    Lo que sí ocurre es que hay muchos “grises”: no es tanto que uno esté “realmente mal” o “perfectamente bien”, sino que no se valora adecuadamente su capacidad para desempeñar su actividad laboral. Ni por parte del afectado ni por la del médico que extiende la baja. De ahí las enormes diferencias entre los índices de distintos colectivos de trabajadores (autónomos, funcionarios, empresarios,…)

    Me gusta

  10. Nacho C. dijo:

    Si Blanca; pero de acuerdo con lo legislado posteriormente, a partir de la Ley de PRL, el empresario no puede asumir la vigilancia de la salud y es más, no tiene derecho a conocer el diagnóstico de su empleado, por lo que en caso de que se le proponga al productor un examen de salud para la verificación de si es acorde con la situación de IT, este se puede negar perfectamente, lo que si podria dar lugar a la perdida de percepciones salariales tipo, fondo de compensación por baja y otros complementos no consolidados de su nómina. Además la ley prevee que la confidencialidad de los datos médicos esté garantizada. En el momento actual solo los médicos de los servicios públicos de salud pueden extender los pates de baja y alta médica por contingencias comunes.Los médicos del trabajo, tampoco pueden controlar el estado de salud de los trabajadores en situación de IT en tanto en cuanto dure esta situación. Solo podrán verificar una vez emitida el alta médica si sus condiciones de salud son las adecuadas frente a los riesgos para la misma en su puesto de trabajo y viceversa. En definitiva el empresario no tiene ningún derecho a conocer los diagnósticos, y solo debe de saber si la condición de IT sigue activa o no. Otra cosa es que el interesado le ceda voluntariamente al empresario cuantos datos le parezca. La ley y en concreto el codigo penal establece duras sanciones de prisión e inhabilitación para todo aquel que se salte la mencionada confidencialidad.

    Me gusta

  11. Blanca dijo:

    Lo sé, aunque por vigilancia de la salud (que no me gusta nada de nada esa expresión) yo entiendo otra cosa. Pero sin conocer el diagnóstico, el empresario creo que sí puede comprobar que el empleado de baja no está haciendo otras actividades. Sería una forma “indirecta” de comprobar que la baja está justificada.

    Me gusta

  12. Blanca dijo:

    Esto es un poco largo pero me gusta mucho. Trata sobre cambiar los partes de baja por “partes de adecuación al trabajo” , en una traducción muy libre por mi parte.
    http://www.bmj.com/content/341/bmj.c6305.full
    Yo conocí esa forma de trabajar: el médico de empresa hacía una nota para Recursos Humanos (Personal, creo que se llamaba) indicando que el trabajador en cuestión debía incorporarse progresivamente al puesto, o que había que hacer algunas modificaciones o cualquier otra cosa. Había muchas posibilidades entre estar de baja y estar de alta, mucha flexibilidad. Creo que era bueno para todos.

    Me gusta

  13. Nacho C. dijo:

    Exacto; ni mas ni menos de lo que representa el espíritu de la ley de Prevención de Riesgos Laborales, que entre otras virtudes en su desarrollo habla de la incorporación al trabajo como medio de adaptación y rehabilitación. De esta manera existen una serie de restricciones tanto laborales como personales tras los reconocimientos médicos de retorno al trabajo tras una baja prolongada, y que son de obligado cumplimiento por parte de la empresa. El médico del trabajo señalara de entre los puestos de trabajo que existen en la empresa aquellos que mejor facilitaran el retorno del productor al trabajo, con los consiguientes exámenes de salud dirigidos a observar la adaptación del individuo, y en su caso hacer las correcciones pertinentes. Los protocolos de vigilancia sanitaria específica expresan claramente la actitud ante las alteraciones que se detecten, y de aquellos riesgos de los que aún no existen dichos protocolos publicados, las NTP del Instituto Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo, aclaran lo que se debe investigar.

    Me gusta

  14. Javier dijo:

    Buenos días
    La incorporación al trabajo “para hacer otras funciones” es difícil en las PYMES, que son la mayor parte del tejido empresarial en España. En cuanto a las grandes empresas, es un problema de costes:
    Si se envía un trabajador a la empresa a trabajar con indicación de “cambiar sus tareas o su puesto”, la empresa pierde dinero ya que debe adaptar el puesto de trabajo. Además, el trabajador pierde dinero porque no consigue mantener su prodcutividad, ya que ha habido que cambiarle a un sitio donde no tiene experiencia.
    Si se mantiene al trabajador de baja hasta que está en condiciones de trabajar en su sitio habitual, quien pierde dinero es la seguridad social
    ¿Debe la empresa asumir costes que no ha generado? me refiero a una enfermedad común, ya que si es un accidente de trabajo, alguna rsponsabilidad puede tener y algo debe poner a cambio ¿debe ser el estado quien asuma estos costes? ¿podemos acordar un modelo válido para todos los casos?
    Un saludo

    Javier

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s