RESPUESTAS AL ARTÍCULO EN EL PAÍS:


Como el espacio para respuesta es limitado, copio dos respuestas habidas:

Reflexiones sobre el llamado problema de financiación de Mires en Medicina del Trabajo

Si los especialistas en Medicina del Tabajo hacemos falta, al menos en cifras y según los informes de expertos, ¿por qué debemos estar financiados por vías distintas a las del resto de necesarios médicos especialistas?Si la respuesta a ésta pregunta es que así colaboraban con las actuales unidades docentes, al menos en Madrid para éste curso no será así y si el único que hace el esfuerzo es el SERMAS ¿por qué tener unidades docentes fuera del SERMAS de modo distito al resto de especialidades…?Si el problema de base es la falta de fondos para financiar mayor número de plazas ¿cabría la posibilidad de instar al Ministerio de Trabajo a qué leglmente estudie una vía para que las mUtuas puedan incluir en sus presupuestos  un número de residentes por año ?En cualquier caso la postura del Ministerio de Sanidad, parece ausente , cuando debiera ejercer sus competencias de corrdinación con menos tibieza y mayor efectividad, trabajando de acuerdo con el Ministerio de tRabajo.¿Se trata de ideas delirantes? desde la óptica de un Médico del Trabajo, si bien parece que la realidad le importa muy poco a muchos y poco a quien puede ejercer tales funciones.

Fdo: Mª Angeles Sánchez Uriz. FEA Medicina del Trabajo.servicio de Prevención Area 1 SERMAS Hospital Virgen de la Torre

****************************

Ante el artículo anterior tan solo se me ocurre preguntarme:

* ¿Puede la simple coordinación y aproximación entre ministerios cambiar el enfoque que se da a la salud laboral en España?

* ¿Se deben integrar los sistemas de asistencia sanitaria de las mutuas en el Sistema Nacional de Salud? ¿Significa esto que el sistema de mutuas debería desaparecer?

* Y una vez unificados ambos sistemas ¿se acabaría el problema de financiación de formación de residentes porque la mayoría de los especialistas tendrían como principal salida laboral el SNS?

* En el caso anterior, ¿la vigilancia de la salud se haría en el SNS? ¿De acuerdo a que protocolos? ¿Quién pagaría esta vigilancia?

* ¿Harían falta médicos del trabajo en los Servicios de Prevención? ¿Dónde quedaría el papel preventivo y predictivo de la medicina del trabajo?

* ¿Cómo se debería actuar cuándo se detectase una enfermedad profesional o accidente de trabajo en el SNS? ¿Cómo podría el SNS descartar causas o determinantes laborales de enfermedad sin investigar dentro de las empresas?

* El gasto por asistencia ¿se sufragaría con impuestos -como se sufraga el Sistema Nacional de Salud- o a través de las cuotas pagadas a Seguridad Social, que no deja de ser un sistema de aseguramiento gestionado por la Administración?

* Y, por último, ¿qué servicio se pretende dar con este modelo al usuario final? ¿Quién es el usuario final, la persona atendida, la empresa o Administración Pública que debe evitar que la enfermedad profesional o el accidente de trabajo se repitan, o la sociedad española?

Creo que si la intención del artículo es señalar la necesidad de mejorar los parámetros en Salud Laboral, lo que se necesita es mejorar las condiciones de trabajo, las condiciones en las que se trabaja en los lugares de trabajo. Los niveles de salud de los países desarrollados se incrementaron a medida que mejoraron las condiciones de vida no a medida que mejoraron los sistemas sanitarios. Pero, la ciencia avanza que es una barbaridad y puede que este paradigma haya cambiado. En este caso, pido perdón por no haberme actualizado y hago propósito de enmienda.

Estoy de acuerdo que para que un médico del trabajo esté adecuadamente formado debería, durante su residencia, pasar por distintos departamentos de especialidades médicas, pero también conocer los ámbitos en los que puede desarrollar su actividad. Es decir, mutuas, servicios de prevención distintos de los hospitalarios tanto propios, es decir en empresas, como ajenos. Algo específico de esta especialidad y necesario para formar especialistas en medicina del trabajo con el mismo grado de competencia que otros especialistas de otras especialidades.

En el caso de otros especialistas que pueden acabar trabajando fuera del Sistema Nacional de Salud, su especialización se sufraga completamente sin ninguna duda. Es más pueden llegar a hacer hasta 6 meses de rotación por la unidad de un centro médico privado o en un centro extranjero sin dejar de percibir la compensación económica ¿Por qué se plantea en el caso de la medicina del trabajo? ¿Hay que hacer la reforma del sistema para que el ministerio/consejería de comunidad autónoma correspondiente asuma el coste de la formación de especialistas en Medicina del Trabajo? En España, como en otros países desarrollados, se ha pensado que la mejor manera de garantizar la calidad de la especialización médica es mediante el sistema de residencia bajo control del Estado. ¿Por qué para la medicina del trabajo siempre está en discusión? Si queremos profesionales competentes y de calidad de la forma en la que se entiende esto en España, creo que cualquier argumento/discurso sobre como financiar la especialización ni siquiera se debería haber planteado. Porque se habla de formación no de trabajo asalariado o remunerado.

Antonio Hernández

Anuncios

Acerca de Rafael

Médico del Trabajo y Médico de Familia. Del Atleti. Padre de 3 asombrosos hijos. Nunca dejes de Soñar.
Esta entrada fue publicada en Política Sanitaria. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s